Muebles blancos: la opción que nunca pasa de moda

A las personas generalmente les gusta evitar los extremos y eso a veces conduce a escenarios desfavorables, como cuando encontramos que el blanco (o el negro) es intimidante y demasiado extremo para usarlo en el diseño de interiores y la decoración.

Los muebles blancos se perciben injustamente como poco prácticos y es por eso que hoy trataremos de cambiar algunas opiniones y mostrarles que realmente no hay razón para evitar colocar un sofá blanco o un gabinete blanco en su sala de estar.

De hecho, hay muchos beneficios asociados con este color en general, uno de los más notables es el hecho de que los muebles blancos crean la ilusión del espacio, lo que hace que las habitaciones parezcan más amplias y más espaciosas.

Limpieza

Aunque los muebles blancos pueden parecer poco prácticos a primera vista, en muchos sentidos es todo lo contrario. Si se les cuida adecuadamente, los muebles blancos pueden durar más años, y el blanco esconde el polvo mejor que cualquier color oscuro para que su sala de estar se vea más pura, limpia y mejor organizada, por lo que vale la pena usar colores claros en el diseño de interiores. Al mismo tiempo, los sofás y sillones blancos también pueden verse y sentirse más cómodos, haciendo que los usuarios se sientan como si estuvieran sentados en nubes suaves. Otra cosa a tener en cuenta es que puede pintar fácilmente los muebles existentes para que se vean blancos para un nuevo cambio de decoración.

Versatilidad

Los muebles blancos también son extremadamente versátiles. El estilo escandinavo viene inmediatamente a la mente en este caso, dado que se basa principalmente en colores claros y puros, siendo el blanco la estrella en la mayoría de los casos. Al mismo tiempo, el blanco es un gran color primario para las decoraciones modernas, contemporáneas y minimalistas en general, pero también puede ser una gran elección si se busca un aspecto clásico con una decoración artística y una apariencia elegante. Considere el uso de diferentes tipos de texturas y acabados al equipar un espacio con piezas blancas, solo para evitar crear una decoración monótona y aburrida. También puede jugar con todo tipo de contrastes interesantes si, por ejemplo, agrega muebles blancos a una sala de estar con pisos oscuros o paredes de colores.

También te puede interesar: Consejos de limpieza para cualquier persona con alergias