Si estas buscando en renovar tu casa con un toque de pintura, haz hecho la decisión inteligente, ya que económico, fácil y tiene resultados maravillosos.

  1. Elige tus colores

Primero, decide cómo quiere que se sienta tu cuarto: informal, divertido o formal.

Los colores casuales son más neutros, como gris, blanco y beige que se adaptan bien a cualquier decoración. Para Colores divertidos: piensa en tonos brillantes que aportan energía como Verde mar, rosa anaranjado o azul frío.

Los colores formales se inclinan hacia tonos de joyas: rojos profundos, azules o incluso marrones ricos, incluso negros.

Los tonos brillantes o formales se usan mejor como acentos junto con los neutros para evitar que la habitación se vuelva abrumadora.

  1. Elige la pintura

Te recomendamos pinturas de acrílico para interiores para obtener los mejores resultados.  Los colores de pintura para sala o para interiores son hermosos y duraderos, y están disponibles en 1,000 colores.

  1. Decide un brillo

Te recomendamos que al pintar la sala, uses texturas como cáscara de huevo y brillo satinado. Si bien la pintura plana es la mejor para ocultar imperfecciones de la superficie y es fácil de retocar, los brillos satinados ofrecen un brillo agradable y son más fáciles de limpiar. La cáscara de huevo es más duradera que la pintura plana, pero no tan brillante como la pintura satinada.

Las pinturas semibrillantes están bien para molduras de sala y marcos de ventanas, pero no para las paredes. El semibrillante proporciona la mayor capacidad de lavado, pero el brillo mejora las imperfecciones de la pared, como golpes, parches o irregularidades en los paneles de yeso.

  1. Compra lo que necesitas

Antes de continuar con el siguiente paso, ve por los suministros que necesitarás para llevarte de principio a fin.  Brocha de pintura, rodillo, bandeja de rodillo de pintura, papel de lija, trapos sueltos, cinta de pintor, ropa para pintar, escaleras de mano

  1. Prepara la habitación

Retire los tapices, las cortinas y las tapas de interruptores y tomacorrientes. Coloque trapos para proteger pisos y muebles. Usa pasta para rellenar los agujeros de las grietas, luego limpia las paredes del polvo y la suciedad. Aplique cinta de pintor a los bordes rectos, como sobre zócalos y alrededor de ventanas y marcos de puertas.  Asegúrate de quitar la cinta del pintor mientras la pintura aún está húmeda, o dejarás marcas ligeramente donde la cinta se encuentra.

  1. Pinta tus paredes

Si vas a pintar el techo, comienza allí y sigue bajando. Dale otra capa de pintura  con una brocha donde el techo se une con la pared, luego cambia a un rodillo para cubrir la parte principal del techo.

Aplica pintura en un patrón “W” o “V”, trabajando la pintura en secciones de 2 a 3 metros. Asegúrate de volver a trabajar siempre en el área ya pintada para asegurarte de que el color de la pintura sea uniforme.

Si necesitas aplicar más de una capa de pintura, asegúrate de dejar que la pintura se seque entre capas.

Relacionado:

impermeabilización del hogar para principiantes