Las puertas de metal son maravillosas para mantener el viento y el clima fuera de nuestros hogares, y son extraordinariamente duraderas, puespueden durar toda la vida. La pintura que los cubre, sin embargo, no durará tanto.

Entonces, si tu casa tiene una puerta de metal, en algún momento tendrás que volver a pintarla. Al igual que con cualquier proyecto de pintura, los resultados finales se verán afectados directamente por su preparación, pero no es un bricolaje especialmente difícil.

Aqui te damos consejos para que la pintura dure y tengas el mejor resultado.

PASO 1: Coloca algun portector a tu puerta antes de pintar.

Antes de pintarla o quitarla, debes colocar un portetor de metales a tu puerta. Puedes colocar un esmalte para metales en frio

PASO 2: Retira la puerta, si es posible.

Antes de comenzar, deebs saber que los tiempos de secado de la pintura y los factores ambientales pueden convertir esto en un proyecto de varios días. Si no puedes asegurar tu casa sin la puerta, deberás pintarla en su lugar, lo que puede llevar más tiempo.

PASO 3: Quita los herrajes y proteje las áreas que no desea pintar.

Empieza por preparar la puerta para pintar. Una vez que hayas quitado la puerta de sus bisagras, colócala sobre dos caballetes o sobre una superficie grande y plana. Quita cualquier burlete removible y aplique cinta de pintor sobre las bisagras o los herrajes. Proteje las placas de protección o las ventanas que no se pueden quitar pegándolas con papel de periódico.

PASO 4: Limpia la puerta a fondo con un desengrasante.

Lava toda la puerta a fondo con un limpiador desengrasante de acuerdo con las instrucciones del fabricante, luego seque la puerta con una toalla.

PASO 5: Lija ligeramente la puerta.

Colócate la máscara contra el polvo y las gafas de seguridad y revisa la puerta ligeramente con papel de lija de grano fino (o un bloque de lijado) para raspar la superficie y eliminar la pintura suelta.

PASO 6: Aplicar imprimación.

Si tu puerta tiene una superficie lisa, aplica tu primera capa de imprimación con un rodillo de pelo corto y déjela secar. Si tu puerta tiene paneles empotrados, comience usando un cepillo pequeño para imprimar los paneles interiores primero, luego aplica el imprimador sobre el parteluz (la sección vertical entre los paneles) y finalmente sobre los rieles (las piezas horizontales entre los paneles) y el exterior bordes.

Deja que la imprimación se seque de acuerdo con las instrucciones del fabricante y aplique una segunda capa, si es necesario, de la misma manera que hiciste la primera.

Tambien te puede interesar: Cómo elegir el revestimiento para fachadas