Si planeas renovar la pintura de tu sala de estar o deseas aplicar un nuevo tono a tu cocina, puedes estar pensando en abordar el proyecto tú mismo. Pero antes de ponerte un overol y tomar una brocha, debes considerar estas cosas para pintar tu casa.

Cosas como la altura de sus techos, el estado de tus paredes y tu propia seguridad deben ser factores decisivos importantes cuando se debate entre hacer un proyecto de pintura o contratar a un profesional.

Si planeas hacer el proyecto tú mismo con la esperanza de ahorrar algo de dinero, hay algunos costos ocultos potenciales que debes sopesar cuando abordes el trabajo.

Incluso antes de elegir el color de pintura perfecto, puedes ir comprando tu cubeta pintura vinílica para ahorrar tiempo. Echa un vistazo a estas recomendaciones para que decidas si llamar o no a los profesionales.

1. El estado de las paredes en tu casa

Una cosa que la gente suele pasar por alto antes de embarcarse en un proyecto de pintura de bricolaje es la condición actual de sus paredes. Si vives en una casa nueva con paredes perfectamente lisas y poco daño, pintar tu baño principal podría ser un proyecto relativamente fácil.

Pero si estás en una casa antigua que tiene yeso desmoronado y capa tras capa de pintura, el trabajo de quitar la pintura vieja y resanador podría convertir un proyecto que de otro modo sería fácil en uno que es mejor dejar en manos de los profesionales.

Por supuesto, esta es una decisión que debe basarse en tu nivel de experiencia y cuánto tiempo y trabajo estás dispuesto a dedicar. Pero como regla general: si no estás seguro de si podrás lograr un acabado liso, es hora de llamar a un pintor profesional.

2. Tu salud (y la salud de tu espalda)

Otra cosa de la que la gente se olvida de hablar cuando se trata de pintar una habitación o toda la casa,  es que en realidad es mucho trabajo físico.

Es probable que tengas que subir y bajar una escalera, empuñar un rodillo durante varias horas y agacharte o estirarte para pintar cada centímetro de las molduras. Si tienes problemas de espalda, podría valer la pena subcontratar este proyecto y ahorrarse el dolor.

Cosas a considerar antes de pintar tu casa

3. Tu nivel de habilidad

Puede sonar obvio, pero tus habilidades de pintura determinarán en última instancia si logras resultados que te satisfagan. La parte difícil puede ser admitir que valdría la pena pagar un poco más por un profesional para estar satisfecho con tu comedor recién pintado.

Algunas personas intentan hacer este proyecto por sí mismos, pero terminan gastando aún más dinero cuando no están satisfechos con los resultados y deciden llamar a un profesional.

4. La altura del techo en tu casa

Es una experiencia frustrante pintar la mitad de la pared de tu casa y darte cuenta de que no tienes una escalera lo suficientemente alta para llegar a la cima.

Entonces, antes de comenzar a pintar, es una buena idea medir tus techos y ver las escaleras que podrías necesitar para el proyecto.

Si eres alto y tienes techos de dos metros y medio, una pequeña escalera de tijera debería funcionar, pero si tienes techos altos, es posible que debas invertir en una escalera más alta.

Nuevamente, considera tu propia seguridad antes de decidirte a pintar los techos de tu catedral por tu cuenta. Los pintores profesionales tienen años de experiencia pintando en la parte superior de una escalera, una hazaña que es arriesgada para el propietario promedio.

Si decides hacer el proyecto tú mismo, es una buena idea pedirle a un familiar o amigo que te ayude a sostener la escalera.

También te puede interesar: Ideas de color de cocina con armarios oscuros