Un gran trabajo de pintura puede mejorar enormemente el atractivo exterior de una casa, mientras que una casa con un exterior mediocre puede convertirse rápidamente en una monstruosidad en la zona.

Para evitar tener que volver a pintar tu casa con demasiada frecuencia, debes informarte acerca de la preparación, aplicación y mantenimiento de la pintura exterior

Un trabajo de pintura mal hecho en fachadas para casas, puede obligarte a repintar en solo un par de años.

Por tal motivo, tienes que prepararte adecuadamente para pintar el exterior de tu casa y cuidarlo para extender la vida útil del trabajo de pintura.

ejemplos de pintura exterior

Seguir buenas prácticas de preparación de pintura

La preparación es el aspecto clave para lograr un trabajo de pintura exterior duradero. Pintar sobre superficies sucias, mohosas o escamosas debilitará la capacidad de la pintura para adherirse a la superficie.

Si la pintura no se adhiere correctamente, quedarás con un trabajo de pintura desigual que es propenso a astillarse y descascararse.

Ya sea que estés abordando el proceso de pintura por tu cuenta o contratando a un profesional, asegúrate de seguir los pasos de preparación adecuados para garantizar que tu pintura tenga la mejor oportunidad de adherirse con éxito.

¿Qué tipo de pintura uso?

Para la mayoría de los trabajos de pintura exterior, la pintura de látex acrílica suele ser la mejor opción. Son versátiles porque se pueden usar sobre selladores a base de agua o aceite.

Las pinturas a base de aceite siguen siendo preferibles para ciertos tipos de proyectos debido a su capacidad para repeler el agua y resistir el desgaste.

Aplicar capas completas

Además de hacer que tu hogar se vea mejor, la pintura también actúa como una barrera que protege tu casa de los elementos.

Es útil usar un sistema de tres capas sobre cualquier área particularmente propensa a daños; después de aplicar el sellador, aplica dos capas de pintura de acabado en lugar de una para agregar una capa adicional de protección.

Evita la luz solar directa y el calor extremo mientras pintas

Pintar partes de la casa que estén expuestas a la luz solar directa hará que la pintura se seque demasiado rápido, lo que puede provocar costuras visibles, pinceladas y desniveles. Se aconseja pintar un área que esté al otro lado de la casa, contrario a la luz solar.

Evita pintar en superficies mojadas

La pintura no se puede adherir correctamente a las superficies húmedas. Por tal motivo, espera unos días para pintar después de un lavado de preparación o una lluvia intensa.

Si solo llovizna, normalmente es seguro volver a pintar después de 24 horas de secado. Verifica el pronóstico antes de pintar.

Mantener limpias las superficies exteriores

Es ventajoso regar los patios una vez al año para ayudar a prevenir la acumulación de suciedad que el agua de lluvia no puede eliminar. Además, es recomendable lavar a presión tu exterior cada cinco años después de tu trabajo de pintura.

Lo anterior te ayudará a eliminar la suciedad o el moho acumulados que puedan hacer que la pintura se vea descolorida. Mantenerse al día con el mantenimiento de la limpieza también ayudará a reducir la preparación necesaria para tu próximo trabajo de pintura.

También te puede interesar: Algunos consejos para pintar el exterior de tu casa