Tu dormitorio debe sentirse como un refugio seguro donde puedas descansar, relajarte y recargar energías cuando más lo necesites.

Crear un ambiente más sereno en tu dormitorio puede marcar la diferencia en lo bien que duermes. Para algunas personas, ciertos colores para pintar una casa ayudan a crear ese ambiente ideal para dormir.

Si tienes curiosidad sobre la conexión entre los colores y el sueño, sigue leyendo y aprende a seleccionar colores que sean más propicios para descansar.

los mejores colores para tu dormitorio 1

¿Qué colores son los mejores para dormir?

Cuando elijas los colores para tu dormitorio, selecciona tonos según tu  estilo y preferencia personal. Puedes ser aún más estratégico con tu dormitorio, ya que algunos colores estimulan tus sentidos, mientras que otros ayudan a relajarte.

No hay nada de malo en seleccionar colores para tu hogar. Pero si estás buscando formas de conectar el color con el bienestar, puedes ser aún más intencional al momento de elegir.

Nuevamente, querrás seleccionar colores para tus paredes y decoración o ropa de cama que realmente disfrutes, pero según los expertos, los colores propicios que invitan a la tranquilidad en tu dormitorio son: Azul claro.

  • Morado.
  • Melocotón suave.
  • Verde suave.
  • Rosa.
  • Albaricoque.

Los neutros como beige, marrón y gris pardo también pueden funcionar. Si no puedes pintar tus paredes, utiliza colores relajantes con la decoración, como ropa de cama, alfombras, obras de arte y cortinas.

El rojo es un color más estimulante que puede que no pertenezca al dormitorio.

Colores que debes evitar en tu dormitorio

Es posible que desees pensar dos veces antes de usar colores brillantes y atrevidos en tu dormitorio y guardarlos para otras habitaciones, como una oficina, donde necesitas sentirte estimulado.

El rojo ladrillo va bien en las paredes de tu oficina, ya que esos colores mejoran las propiedades creativas y estimulantes.

Al final del día, los colores que finalmente encuentres reconfortantes o estimulantes pueden variar según tus propias experiencias personales.

Pero, en general, es mejor evitar colores estimulantes como el rojo, el naranja y el amarillo brillante. Se sabe que estos generan energía, por lo que debes mantenerlos fuera de una habitación donde el objetivo es dormir.

También te puede interesar: El mejor color para cada habitación, según la ciencia